23 marzo 2009

.. en la Primavera de Madrid

Sí, tenía cierto temor a la llegada de la Primavera. No sabía qué iba a decir mi alma.
Porque esta estación era pasear con Alejandro, ir al Jardín Botánico y ver como los árboles mudaban sus vestidos, igual que las muchachas que salen a pasear sus primaveras a las calles. Igual se engalanan y se muestran alegres. Disfrutaba yo de su mirada, de su mano.

Un día de esos me dijo, con urgencia para que no se le escapara, déjame tu libreta y escribió este poema:


26 febrero 2007


Escúchalo:


Y mi alma disfruta tanto, como si no anduviera sola.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada