11 mayo 2009

.. en el Acrópolis de Zacatecas



Óscar acaba de llegar de Zacatecas y me trajo un par de sorpresas, esta es una:



Encontró a Alejandro en el mural de fotografías del Acrópolis, con Juan Manuel de la Rosa y el dueño, Said.

Creo que no exagero si digo que junto con la catedral este restaurante es el corazón de la ciudad, el órgano que la hace latir, del que salen sentimientos y emociones. En él entran cientos de zacatecanos y forasteros cada día, para disfrutar de las deliciosas tortas (como bocatas pero deliciosas), de los cuadros de artistas que llenan sus paredes, de poder mirar el ritmo de la ciudad desde sus ventanales, del trato. El Acrópolis late al ritmo de Zacatecas, de ciudad tranquila, de ciudad de arte, de ciudad bella con mayúsculas (Patrimonio de la Humanidad), de recovecos en los que refugiarse a respirar profundamente el más intenso recuerdo. ZACATECAS.

Fuimos muchas veces y la primera parada obligada al salir del hotel era este entrañable restaurante, saludar al dueño y echarnos una torta. Alejandro era un poco zacatecano, eso lo saben los de allá. Dejó escrito en su blog la última visita, fue el 17 de oct del 2007:
Dificultades técnicas
Y desde luego no recuerdo que esa fotografía estuviera entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada