07 junio 2009

.. en un poema llegado de Zacatecas


VERSO DE DESPEDIDA


A: Alejandro Aura
por su muerte ocurrida el 30 de julio del 2008 en Madrid España.


Y de repente te marchas así,
incluso sin recoger tu abrigo,
sólo un breve mensaje:

"Queridos todos, nos tuvimos que encerrar en el hospital. No teníamos internet y se me perdió por completo el orden del pasar del tiempo. Por fin Milagros lo conectó. Mañana les contamos cómo anda la cosa".

Pero las cosas quedaron
exactamente igual,
de la misma manera que tu poesía,
con su identidad propia y una maraña de pensamientos,
que ahora a otro le tocará desenredar.

El hueco de la imaginación
ya no estará impregnado de tu graciosa intelectualidad,
pero no tienes de qué preocuparte,
otros poetas resolverán el sortilegio,
milagro que a diario viven las palabras,
y que terminarán siendo letra muerte o suplicio ardiente en algún corazón.

Te cubrirá la tierra y te llenarán de flores
que envidiarás en el paraíso con el que siempre has soñado:

Lugar donde “el tiempo se mueve tan despacio, que el agua tiene tiempo de bañarse y retozar en el agua”.

De la poesía, ¡ya ni te preocupes!
nadie la ha querido enmendar,
pero en cambio no han faltado acomedidos,
que le han dado rienda suelta a la imaginación
y el caudal de tinta del río de la poesía,
puede afortunadamente seguir siendo tan abundante como escandaloso.
Ruidoso al punto de extraviar los sentidos,
pero esperanzador como tu partida,
que de seguro entre sueños nos hará recordar,
paisajes olvidados y nuevas ilusiones por que luchar.

¿Qué en cuál de los trillones de galaxias te habremos de encontrar?
!No creo que sea necesario!
tu poesía y por consiguiente tu alma,
se han quedado prendadas al mundo,
y tu cuerpo ¡que vague!, ¡qué descanse!,
¡que se olvide del cáncer que ahora lo ha dejado en paz!

Hago una caravana igual que tú,
a todos los que estás empezando a echar de menos,
y te digo adiós,
más no a la poesía y sí al poeta,
al cómplice de los sueños que terminaron
por derrochar sentimientos hasta convertirme en escritor.
Al intelectual, al cosmopolita,
al amigo que nunca hablé,
al que escribía… ¡Al inspirador!

¡Nos vamos!,
así lo creo yo,
así lo pensaste conveniente.
¡Ya nos veremos después!

Emazighen
31 de julio del 2008, 15:56 PM.



Los fragmentos en azul corresponden a Alejandro Aura: del blog y del poema Despedida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada