03 julio 2009

.. en el Carmen de la Victoria



Me escribió Alfredo, el de mexicanosenespaña, el amigo. Que estuvo en Granada el pasado fin de semana y que .. encontró a Alejandro. Así me lo cuenta:

............. El sábado pasado la cita para cenar era en el Carmen de la Victoria, a donde yo no había regresado desde aquella ocasión en la cual Alejandro me invitó a la presentación de su libro de poemas, estuvo acompañado en la mesa principal por el poeta Jose Carlos Rosales. Ahora no me acuerdo de la fecha exacta pero sé que fue hace ya varios años de eso.
Llegamos unos minutos antes de la cita, Eloisa y yo, simplemente por el placer de caminar por los jardines y por disfrutar de la maravillosa vista del atardecer sobre la Alhambra.
Cuando nos acercamos al salón en donde íbamos a cenar con el resto del grupo, pasamos frente a una pared llena de fotografías de gente interesantísima de la literatura, el cine y la música. Gentes como Rafael Alberti, José Saramago, Alex de la Iglesia, Moncho Alpuente, Gonzalo Torrente Ballester, Carmen Martín Gaite, Derek Wallcott, Manuel Vázquez Montalbán, Willy Brandt, Ángel González, etc., y que todos ellos han pasado por el Carmen.
Cuál fue nuestra sorpresa y alegría encontrarnos con el único mexicano de la galería y que era evidentemente Alejandro. Me dio tantísimo gusto ver su fotografía que saqué mi cámara y tomé unas cuantas fotos que te envío para que las tengas en tu archivo y tengas constancia de que ahí hay un recuerdo más de Alejandro, que da testimonio de su paso por Granada en un lugar tan significativo para la cultura granadina como lo es el Carmen de la Victoria.





Y yo busco en mi archivo fotográfico y averiguo que fue el 30 de abril de 2004 la fecha de la que habla Alfredo. Antes habíamos estado con Pablo Boullosa y Lupina en mayo de 2003. Volvimos el 12 de junio de 2006, donde coincidimos con Tomás Segovia y María Luisa. Y siempre invitados por Pepe Tito, que dirigió durante años ese Carmen de la Victoria, una de los españoles con los que Alejandro se encontró y se entendió para construir proyectos culturales. Él y Silvia, su esposa mexicana, nos pasearon por la Alambra y por la ruta de Lorca. A él lo nombra Alejandro, el 22 de febrero de 2007, en una de las primeras entradas de su blog:

Brevedad de la vida

Por la breve intensidad de ese poema, que es la de la vida, o porque sí, se me antoja mostrar las fotos del pasado, de esos viajes a Granada:



Volvimos y volvimos a Granada por la amistad y por la belleza, que Alejandro defiende en este otro artículo de su blog:

Las nuevas maravillas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada