27 enero 2010

.. en un artículo de 1998 de Guadalupe Loaeza



Se publicó el 24 de marzo en el periódico Reforma, han pasado más de diez años. Supongo que la prensa está archivando todo su pasado en el oceáno de internet, y el pescador google me lo acaba de dejar en mi correo personal.

No he conseguido acceder al artículo completo, creo que hay que ser socio de una biblioteca en EEUU o Canadá, y no, no lo soy, pero aquí va lo que sí está disponible:


Guadalupe Loaeza / El aura de Alejandro.(Nacional)

Reforma (México D.F., México) | March 24, 1998

Algo me dice que el aura de Alejandro Aura es de color ámbar. Más que amarillo, el tono que irradia su personalidad es entre rojo y anaranjado. De allá que sea tan luminoso y cálido. Cuando Alejandro entra a algún sitio, se diría que en esos momentos, como por arte de magia, se encienden 10 chimeneas a la vez. Así es de caluroso.
Desde que Alejandro era niño siempre fue muy señor. Es decir, atento, respetuoso y muy delicado hacia los demás. Curiosamente, ahora que ya es un señor hecho y derecho, hay momentos en que parece un niño que lo único que quiere es divertirse. Lo que sucede es que Alejandro tiene un sentido del humor pri-vi-le-giado. Le gusta reír, pero sobre todo, hacer reír. Nunca se me olvidará cómo me carcajeé la primera vez que lo conocí. No obstante ya era muy famoso por sus libros, sus programas de radio y su obra de teatro Salón Calavera, nunca lo había visto. Fue hace muchos años en el Hijo del Cuervo. Hacía el papel de Encarnita Propia (Sánchez) la famosísima sicóloga de la XEW de la década de los cincuenta. La obra se llamaba XE Bululú (en el teatro clásico español, ...


Y el enlace, por si alguien tiene la curiosidad y los requisitos para acceder al artículo:
Guadalupe Loaeza / El aura de Alejandro.(Nacional)

También en la hemeróteca de Reforma está, pero no soy suscriptora. Ni modo. Hoy no va a ser el día que lo lea completo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada