01 abril 2010

La Balada del Príncipe Rojo: VIII


LA BALADA DEL PRíNCIPE ROJO


VIII

Mira este pantalón absurdo
y estos dientes de plúmbago sin cielo
y este cocinero paralelo al fuego
y solo
y sorprendido
y este plato caído en la desgracia
y este sombrero frío que anda a tientas
y esta camisa flaca en pleno día
y por todas partes
esta manera nueva de estar el barro crudo,
de estar el santo blando
aguantando su amasijo;
mira estos enjutos bueyes dormecinos
mira esta muchacha pobre
(yo me casaría con ella
todas las veces de la margarita
y toda la gente se iría contenta a su telar,
uno tejería una cobija grande
con flores rojas y amarillas
y otro,
unos guantes gruesos de lana blanca
y otro
hilaría una cuerda larga como el meridiano),
¿no te dan ganas de llorar, Antonio?
Mira cómo parece
que yo no dije nada.


Escúchalo en voz de María Aura:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada