25 mayo 2010

Tambor interno 14


14


Que venga y que te bese,
que haga en tus ojos remolinos
y en tu vientre
–remolinos de espuma.
Yo voy a estarme quieto.


Qué honda es la garganta de la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada