28 mayo 2010

.. en Querétaro, una noche con Aura


En la carretera de regreso al DF clavo la mirada en la oscuridad del paisaje, veo el café de La Fábrica, no sé si estuve allí hace apenas un rato, o todavía estoy o nunca estuve, es todo oscuro y claro como el paisaje nocturno que veo pasar, me deslumbran los focos, que no sé si hubo, como ahora me sucede con los cientos de camiones que vienen en sentido contrario, faltaba un mes y medio y ya pasó, me alejo, me voy, me llevo la calidez de los asistentes, con sus múltiples motivos para estar allá y las anécdotas que compartieron de Aura, me llevo el buen hacer de Alonso, me llevo la música del piano, poemas de Alejandro leídos por diferentes voces y los sones de Montepío, que llegaron de lejos para estar muy cerca.
Me agradecieron y dijeron que estuvo muy bien, yo le agradezco a Alejandro que sigue dejando su magia y sus poemas.



Arantza y Cony hicieron las fotos, me sirven para saber que no fue un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada