05 diciembre 2009

El eclipse II



II


El tren era un río de muchachos,
el tren era un canto inextinguible.
Recuerda el tren.
El tren era la savia última
que le sube a la boca al moribundo.

Mucho más que un sencillo amor,
mucho más que el amor adolescente
cruzando la noche de la tierra
era cantando el tren.

A bordo de la música fuimos
infalibles y serenos como los astros
a la Ciudad de los Muertos.
Recuerda el tren.


Escúchalo en voz de Simón Guevara Aura:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada