09 enero 2010

.. en la espera del domingo


Este no estar allá ni haber llegado todavía del todo. Ni la lluvia que dio un tono gris de plata a la ciudad de México, ni el día soleado de ayer en Madrid que azuló la ciudad, la que el día anterior se vistió de novia de nieve. En ninguno de esos colores encuentro sosiego para mi sentimiento de desperdigada, mientras hago y deshago maletas. En medio, un sueño de mar de nubes, no acabo de aterrizar.
Y espero la llegada del domingo así como Alejandro lo narró hace un par de años:

Compromisos del sol


Y sus palabras me dan la calma que busco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada