07 abril 2010

La Balada del Príncipe Rojo: XI


LA BALADA DEL PRíNCIPE ROJO

XI

–Estas flores estuvieran buenas
para formar un ramo grande;
éstas, para la danza sin fin
de una pequeña abeja;
ésta estuviera buena
para regalársela a un niño solitario;
éstas no,
porque nuestro continente está muy lejos;
y éstas,
(tantos procesos,
tantos juicios)
éstas no sé,
tal vez para resucitar un guerrillero.


Escúchalo en voz de María Aura:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada