15 mayo 2010

Tambor interno 9


9


He visto en la calle
demasiadas cucarachas;
por debajo
la ciudad se está pudriendo.

Las he visto rondar
por donde los turistas
y por donde los policías.
Por donde las nanas
pasean en el carrito
al niño.
Por donde caminan modelando
los vanidosos y los pulcros.

Las he visto,
enormes,
acechando los pies
de los que pasan.

Los que van en automóvil
no se han dado cuenta,
ni los que andan de oficina en oficina
ganando su salario
para comprarse una casita sola,
ni los fatuos
que llevan la vista siempre alzada.

No se han dado cuenta
los que no fijan
con amor
sus ojos
en la calle.

¡Por Dios!
Antes que la ciudad se pudra
sin remedio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada