18 junio 2010

Tambor interno 23



23


Duérmame yo, pesadamente silencioso
pensando ser estrella;
prófugo del día pasado de la fuga,
compañero de nadie,
perseguido, perseguido
–ya sé que me persigo.

Despertar
es un juego de asombros
que embellece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada