11 enero 2010

.. en los sonidos de la ciudad


"a los ricooos tamaleeees oaxaqueñooos calientitoos", alargando las vocales finales para que el sonsonete se meta a los más reconditos rincones de los sensibles humores de nuestro cuerpo, entraba por la ventana la voz del vendedor arrasando la tranquilidad, pero como el amigo ruidoso que llega a darte un abrazo, bienvenido sea siempre, por más que quiebre la soledad, o justo por eso.

Inevitable acordarme del texto que Alejandro escribió al poco de llegar a esta ciudad, el 26 de septiembre de 2007 y que tituló:

Sonidos de la ciudad


También lo recuerdo de manera especial porque fue uno de los últimos que pudo leer y grabar, debido a la ya nombrada y renombrada tos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada