03 marzo 2010

Hermano III



III


Por eso de la fugacidad de todo lo que dije
y porque mi corazón no tiene calma
y por no ser soberbio con la suerte
ni soberbio jamás con el oficio,
y para luego no estar tenso y seco caminando,
tenso y seco de fe y caminando roto por adentro;
por esto y por humanos que venimos todos
y el morral que trajimos, y la muerte, hermanos, y la muerte,
y porque a flor de pellejo, expuesta, tengo el alma,
quiero que sepan que el sol viene a mi casa
y departimos
y otros viejos amigos me acompañan.


Escúchalo en voz de María Aura:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada